5 de enero de 2009

Fútbol gratis… ¿a qué precio?

“¿Te imaginas ver gratis en dos días cuatro partidos de la Liga BBVA con la mejor cobertura para que vivas el fútbol de la mejor forma posible?”. Así comienza la nota de prensa que la Sexta publicó en su página web para anunciar la emisión de cuatro encuentros de jornada 17 de la 1ª División española de fútbol, todo un hito en la historia de las retransmisiones del deporte rey en nuestro país. Pero lejos de estar a la altura de una de las mejores competiciones del mundo, el tratamiento que la cadena de Emilio Aragón ofrece a cada partido deja mucho que desear: narraciones por televisión, ausencia de repeticiones, jugadas “camufladas” por anuncios publicitarios y comentarios insulsos son algunos ejemplos de lo que tienen que sufrir jornada tras jornada los seguidores que ven a su equipo favorito por la televisión.

La “Guerra del Fútbol” en la que se encuentran inmersas Sogecable y Mediapro beneficia a todos los amantes del deporte rey, ya que cada fin de semana tienen la oportunidad de disfrutar de varios encuentros totalmente gratis. Pero lo que está haciendo la Sexta con el fútbol no tiene nombre. No me refiero a cómo amortizará el increíble gasto que la cadena de televisión está realizando “comprando” tantos partidos a Mediapro, sino al paupérrimo tratamiento que se le está dando a la cobertura de cada uno de ellos.

Este hecho no sería tan noticiable de no ser porque su rival (Digital +) es todo un maestro a la hora de retransmitir la Liga BBVA. Los señores de la Sexta deberían tomar nota de cómo se emite el “partido del Plus” para aplicarlo en los suyos. Así, seguro que el “fútbol gratis” sería de más calidad.

Como la realidad se entiende mejor con ejemplos, a continuación vamos a ver unos cuantos errores que los aficionados al fútbol sufren retransmisión tras retransmisión:

Publicidad abusiva

El especialista en “vender la moto” es José Antonio Luque en el Territorio Champions de Antena 3. Más que ante un partido de fútbol parece que nos encontramos en un mercadillo. En la Sexta ocurre tres cuartos de lo mismo, con el agravante de que no sólo utilizan al narrador como hombre anuncio. Además invaden la pantalla con letreros y gráficos que imposibilitan seguir el juego con claridad. Cuando no es el Follonero es El Mentalista el que le roba el protagonismo a los Iniesta, Villa o Casillas. Si esto ocurriera cuando el balón no está en juego se podría comprender, pero es que por culpa de tanta publicidad (en ocasiones llega a ocupar más de la mitad de la pantalla) el aficionado acaba tan desesperado que la mejor opción es apagar la televisión.

Repeticiones a destiempo

Al igual que en los goles, la esencia del fútbol reside en la polémica. Los árbitros son humanos y como tales se equivocan. Los medios de comunicación aprovechan esta polémica para rellenar mucho espacio de los informativos deportivos durante la semana. Repiten hasta la saciedad la jugada del penalti no pitado o la del piscinazo que engañó al árbitro. Para ello el encargado de realizar el encuentro debe disponer de dichas repeticiones… y con la Sexta es difícil. El mejor ejemplo ocurrió en el Barça-Mallorca de la pasada jornada (la del histórico “fútbol gratis”). Iniesta consiguió el 2-1 para los azulgranas después de un fuera de juego polémico de Gudjohnsen. Si este encuentro se hubiera retransmitido Canal Plus seguramente tendríamos diez repeticiones, cada una desde un ángulo distinto, que nos sacarían de dudas. Por el contrario, como fue la Sexta la encargada de emitir el partido, únicamente disponemos de una y su posición no es la más idónea para sacar una conclusión válida.

Pero el problema de las repeticiones es mayor porque los realizadores de la Sexta no atinan a encajarlas en la retransmisión. O la ponen cuando la gente casi se ha olvidado de lo ocurrido o la emiten y te pierdes una ocasión de gol. Dos ejemplos: por un lado, en el pasado Barça-Real Madrid el público quería volver a ver el mano a mano de Drenthe con Víctor Valdés y no pudo hacerlo hasta pasados bastantes minutos desde que ocurriera; por el otro, en el Barça-Mallorca mientras se emitía una repetición se escuchó de fondo el “¡uy!” del público. Eto’o había estado a punto de marcar y nadie lo vio… hasta que pusieron la repetición minutos más tarde.

Narración a distancia

Está claro que no es lo mismo vivir un partido en el estadio que presenciarlo por la televisión. Desde casa se pierden muchos detalles del juego, algunos vitales para entender lo que ocurre en el campo en cada momento. Tratar de suplir este defecto es una de las obligaciones del narrador. Sin embargo, llevar a cabo esta tarea contando lo que ocurre a través de la televisión es harto complicado. Más que nada porque el comentarista está viendo justamente lo mismo que el espectador. El resultado es una narración mucho más pobre, que se nota aún más cuando el comentarista se ve desbordado por los acontecimientos porque, al igual que le ocurre al que lo ve por la televisión, en algunos momentos no sabe lo que está ocurriendo en el estadio.

Estos tres ejemplos son sólo una muestra de lo que son hoy en día las retransmisiones de fútbol de la Sexta. Hay otros, como la escasa gracia que tienen algunos comentaristas (véase Quique Estebaranz) o que sea el partido que sea el que se disputa los comentaristas siempre acaban hablando de cualquier minucia del Real Madrid antes de lo que ocurre en el campo. Pero son hechos insignificantes comparados con los anteriormente descritos.

Esperemos que las retransmisiones mejoren porque a partir de la próxima temporada sólo podremos ver la 1ª División a través de la cadena de Emilio Aragón. Y como esto siga así casi va a ser más rentable ir al campo a ver a tu equipo que quedarte en casa cómodamente viéndolo por la televisión.

5 comentarios:

Louis dijo...

Totalmente de acuerdo. Hay un ejemplo más, en el Valencia-Atlético, nos enteramos en la repetición de un chut de Agüero pegado al palo que sacó Renan a córner. Lo más triste es que, como es lógico, a quienes estaban narrando el partido les pilló de sorpresa.

Vega dijo...

Lo de la Sexta es una vergüenza...

El principal problema de la Sexta es que tiene a un payaso como estrella, que sabrá mucho de baloncesto, pero de fútbol no tiene ni papa, y por eso tiene que estar todo el rato cantando y repitiendo 80 veces la misma tontería y poniendo motes estúpidos. Y encima, con las sobreactuaciones de Kiko y el tartamudeo de Salinas...

Luego, a Antonio Esteva, que era un periodista más o menos correcto en Real Madrid TV, se le han ido pegando muchas tonterías de Andrés Montes y quiere él también ser el protagonista de los partidos, y contagia también a Craoiveanu y Pintinho. [Habría que hablar también de si todo futbolista retirado es apto para comentar un partido]

Lo de la narración a distancia no me vale como excusa... En TVE echan la Premier 'a distancia', y José Manuel Díaz sabe llevarlo bien y no resulta problemática su no presencia en el estadio, y se sabe apoyar bien en Marcelino (que no está ya, creo), y están al día de rumores y cosas que se publican en la prensa inglesa

En el tema de la publicidad supongo que cumplen órdenes de arriba, y les obligan a repetir hasta la saciedad lo de El Mentalista, El Shark, el Follonero y todo eso. Y me temo que a Antonio Lobato con la F1 le obligarán a lo mismo

Buen blog, por cierto :)

Antonio dijo...

Post acertadísimo pero me temo que la situación lejos de mejorar irá a peor.

No obstante, haces referencia al partido del Plus como ejemplo de retransmisión de Digital+ cuando más bien es la excepción.

Los comentaristas de los partidos del Betis, que son los que yo sigo, son horrorosos, lo hacen a través de la televisión y las repeticiones también son a destiempo.

Aunque eso no quita que las retransmisiones de la Sexta sean penosas. Un saludo.

La voz del hincha Mirasol dijo...

HOLA SOMOS DE LA VOZ DEL HINCHA MIRASOL ARGENTINA Y QUERIAMOS INTERCAMBIAR LOS LINK YA QUE NOS GUSTO TU BLOG DESDE YA MUCHAS GRACIAS Y ESPERAMOS TU RESPUESTA

www.lavozdelhinchamirasol.blogspot.com

Dreamwithme dijo...

Hola Jocan!! Qué tal te va?? Gracias por tus ánimos y por leerme ;)

Un beso grande!!!